Saltar al contenido

Inspector de trabajo: Consejos para prepararte la oposición

tecnicas de estudio

Superar de forma exitosa una oposición, depende de muchos factores. Sabemos que tienen un nivel de complejidad para nada desdeñable, entre el extenso contenido de estudio, los nervios y el sentirnos desmotivados ocasionalmente, puede arrastrar nuestra moral abajo y acabar con nuestra fuerza de voluntad para enfrentar el reto que representan estas pruebas. Pero una mente positiva será lo que nos pueda llevar adelante en este largo camino: ser constantes es una de las claves.

Una preparación bien organizada y trabajada, junto a un esfuerzo arduo, unido a diversos sacrificios, podrían dar resultados satisfactorios y ayudarte a obtener un ingreso de dinero estable. Ser funcionario, protegido con el correcto cumplimiento de las leyes laborales, puede ser un puesto que te mantenga de por vida con un pago seguro.

Sin embargo, recuerda que antes de optar, hay que tener un título de grado, doctorado o licenciatura a nivel universitario. Pasado este primer obstáculo, es el momento de empezar a plantearse estrategias y diversos métodos para ser capaz de llegar a la meta final. ¿Cómo hacerlo? Estableciendo objetivos a corto plazo que te vayan guiando en el camino.

Por ello, podemos proponer cuatro enfoques que faciliten el proceso. No solo consiste en un temario en orden, sino también en métodos que apoyen ese contenido bien desarrollado para poder memorizarlo.

La oposición no es un juego

Ya sabemos que son difíciles, así que tomar los estudios como algo a la ligera no es una opción. Se ha vuelto una prioridad desde el momento en el que se decidió que se opositaría. Así que esto requiere que pongamos de nuestra parte y establezcamos horarios, controles que nos ayuden a enfocarnos en el estudio.

Se puede, por ejemplo, escribir (a mano o digitalmente) una lista de tareas que permita que te organices semanalmente. Recuerda, es bueno relajarse, pero no más del esfuerzo que le dedicas al estudio. Sí, tendremos que dejar de hacer cosas que nos gustan, pero pensar en los beneficios obtenidos, hará que valga la pena el deshacernos por una temporada de ellos.

Así que, ¡nada de excusas! No inventes problemas o fuerces situaciones que te alejen de los temas relacionados con la oposición. Además, ser positivo no implica fantasear de más, bajar de las nubes y saber que una hora de estudio no basta para memorizar, es fundamental; se requiere leer, analizar y memorizar. Pero no te olvides, por ello, de optimizar al máximo el tiempo: sí habrán cosas que no podemos evitar a lo largo del día, pero hacer un horario permite que podamos tener la capacidad de dedicarnos a todo sin abrumarnos.

La motivación, ¿el secreto del éxito?

Inspector de trabajo: motivacion

Para las oposiciones de inspector de trabajo, tenemos que saber responder a la pregunta: ¿Qué queremos ganar con presentarnos? ¿Por qué tomamos esa decisión? El temario es extenso, los sacrificios son muchos y no saber para qué nos fijamos ese objetivo, nos puede llevar abajo. La constancia nace de la motivación.

El querer estudiar, la concentración, nace de saber qué nos lleva a hacerlo, de visualizar un final obteniendo aquello por lo que estamos trabajando. Si nos sobresaturamos (lo que es normal), un respiro es fundamental, un día para nosotros puede ayudarnos a sentirnos motivados. Sobrecargarnos no es la respuesta, descuidarnos de más tampoco. Algunos consejos para poder seguir adelante son:

  • Pensamiento positivo, recuerda que todo tiene un final y que llegar a ser inspector de trabajo traerá consigo bienestar.
  • Usa una agenda. Anota lo que necesitas hacer, los que has aprendido y lo que has superado, felicítate por lo que haces bien.
  • Imagina que ya llegaste a la meta, recuerda cómo te hace sentir.
  • Descansa, al menos, un día y sigue adelante. Pero esfuérzate más al retomar los estudios, ya que llegas con energías renovadas.
  • Pide apoyo a tus seres queridos, estarán ahí siempre para hacerte sentir mejor y subirte el ánimo.

Tácticas para la batalla

Inspector de trabajo; cómo me siento hoy

Podemos querer aprenderlo todo al pie de la letra. Leer y leer hasta que entre en nuestra cabeza. Pero no es la mejor forma de hacerlo. Podemos ir a academias también que nos enseñen estrategias o a optimizar, pero basta que nos lo propongamos a nosotros mismos. Algunos consejos son:

  • Leer analizando, leer varias veces, profundizando progresivamente en lo que dice el contenido.
  • Subrayar, para resaltar las partes más relevantes y que el color impacte en nuestro cerebro.
  • Esquematizar permite resumir la información y que, por la forma en la que se presenta, se almacene fácilmente en la memoria.
  • Repasar siempre: no pases de un tema y lo dejes cogiendo polvo. Al contrario, vuelve sobre tus esquemas, vuelve sobre las partes subrayadas.
  • Grábate leyendo en voz alta los temas; si luego no quieres leer o estás en un lugar público, con auriculares, puedes escucharlos. A veces se aprende mejor de forma auditiva.

Exámenes simulacro

Finge que es el momento, que el día para el que estuviste trabajando ha llegado. Coge un cronómetro, lápiz, papel y manos a la obra. Esta prueba nos permite enfrentarnos a los nervios, mejorar el trabajo bajo presión y la eficiencia en el tiempo que dure la prueba.

Podemos pedir ayuda a amigos que nos supervisen y nos ayuden a mejorar en la parte de lectura pública de la oposición. Pregúntales cuáles son tus fallos, procura mejorarlos. Ser capaces de leer de forma clara es fundamental, es necesario transmitir ideas de forma eficiente, comprensible y clara. El conocimiento no es lo único que ponen a prueba.