Saltar al contenido

Cómo preparar el examen tipo test de la oposición

preparar examen tipo test

Los exámenes de las oposiciones suelen ser de varios tipos, entre ellos encontramos: el examen escrito, examen oral, examen tipo test, examen práctico, entre otros. De todos ellos, el examen tipo test suele ser amado y odiado a partes iguales. Algunos estudiantes afirman que se les da muy bien el tipo test, pero una gran cantidad de estudiantes afirman justo lo contrario.

Si perteneces a este último grupo de personas, no tienes de qué preocuparte porque en este artículo expondremos las mejores técnicas de estudio para un examen tipo test.

Cómo preparar un examen tipo test para las oposiciones

La oposición no es un juego

Ya sabemos que son difíciles, así que tomar los estudios como algo a la ligera no es una opción. Se ha vuelto una prioridad desde el momento en el que se decidió que se opositaría. Así que esto requiere que pongamos de nuestra parte y establezcamos horarios, controles que nos ayuden a enfocarnos en el estudio.

Se puede, por ejemplo, escribir (a mano o digitalmente) una lista de tareas que permita que te organices semanalmente. Recuerda, es bueno relajarse, pero no más del esfuerzo que le dedicas al estudio. Sí, tendremos que dejar de hacer cosas que nos gustan, pero pensar en los beneficios obtenidos, hará que valga la pena el deshacernos por una temporada de ellos.

Así que, ¡nada de excusas! No inventes problemas o fuerces situaciones que te alejen de los temas relacionados con la oposición. Además, ser positivo no implica fantasear de más, bajar de las nubes y saber que una hora de estudio no basta para memorizar, es fundamental; se requiere leer, analizar y memorizar. Pero no te olvides, por ello, de optimizar al máximo el tiempo: sí habrán cosas que no podemos evitar a lo largo del día, pero hacer un horario permite que podamos tener la capacidad de dedicarnos a todo sin abrumarnos.

Motívate

Para prepararnos unas oposiciones, tenemos que saber responder a la pregunta: ¿Qué queremos ganar con presentarnos? ¿Por qué tomamos esa decisión? El temario es extenso, los sacrificios son muchos y no saber para qué nos fijamos ese objetivo, nos puede llevar a un estado anímico bajo. La constancia nace de la motivación.

El querer estudiar, la concentración, nace de saber qué nos lleva a hacerlo, de visualizar un final obteniendo aquello por lo que estamos trabajando. Si nos sobresaturamos (lo que es normal), un respiro es fundamental, un día para nosotros puede ayudarnos a sentirnos motivados. Sobrecargarnos no es la respuesta, descuidarnos de más tampoco. Algunos consejos para poder seguir adelante son:

  • Pensamiento positivo, recuerda que todo tiene un final y que aprobar una oposición  traerá consigo bienestar.
  • Usa una agenda. Anota lo que necesitas hacer, los que has aprendido y lo que has superado, felicítate por lo que haces bien.
  • Imagina que ya llegaste a la meta, recuerda cómo te hace sentir.
  • Descansa, al menos, un día y sigue adelante. Pero esfuérzate más al retomar los estudios, ya que llegas con energías renovadas.
  • Pide apoyo a tus seres queridos, estarán ahí siempre para hacerte sentir mejor y subirte el ánimo.

Los detalles son muy importantes

Lo importante a la hora de estudiarse un examen  tipo test es atender a los datos, quedarnos con la información relevante, extraer de las explicaciones lo más importante. Para ello, te recomendamos la utilización de subrayadores de distintos colores, donde remarcar las palabras claves de cada explicación, para el posterior mapa conceptual.

subrayar

Para estudiar datos como las fechas es mejor que utilices técnicas mnemotécnicas y de memorización, ordenando las fechas en orden cronológico y asociando a palabras claves que nos venga a la memoria los hechos ocurridos.

Mapas conceptuales

Debido al tipo de preguntas que se realizan en los tipos test, como ideas y conceptos individuales, es muy importante tener los conceptos muy claros, por lo que te recomendamos realizar mapas conceptuales en los que enlaces las ideas y puedas recordar datos nada más ver las respuestas de la pregunta.

El uso de estos mapas conceptuales permite organizar y comprender las ideas estudiadas. En los exámenes tipo test no solo basta con la memorización, sino que tienes que comprender las preguntas para poder responderlas bien, por ello el mapa conceptual es muy buen método de aprendizaje, ya que obliga al alumno a relacionar los conceptos y de esta manera quedarse con las ideas más claras.

mapa mental

Actúa como un profesor

Durante el estudio de los temas a examinar, te recomendamos que vayas apartando posibles preguntas de examen para su posterior estudio, cuantas más preguntas seas capaz de sacar, mejor preparado irás para el examen. Además, de esta manera reforzarás los conocimientos y memorizarás con mayor rapidez, sin contar que puede que algunas preguntas que te hayas estudiado coincidan con las propuestas por los profesores.

Además, aconsejamos que, al estudiar con los compañeros, os hagáis las preguntas uno a otros.

Haz muchos tests

Para pasar esta prueba con resultados satisfactorios es recomendable la realización de cuantos exámenes tipos test dispongas de años anteriores. Cuantas más preguntas hagas, más acostumbrado estarás al tipo de preguntas que pueden salir en el examen. También cuando hagas exámenes anteriores te aconsejamos que los realices respetando el tiempo del examen real, porque de esta manera podemos practicar y terminar todas las preguntas con éxito y en tiempo.

Exámenes simulacro

Finge que es el momento, que el día para el que estuviste trabajando ha llegado. Coge un cronómetro, lápiz, papel y manos a la obra. Esta prueba nos permite enfrentarnos a los nervios, mejorar el trabajo bajo presión y la eficiencia en el tiempo que dure la prueba.

Podemos pedir ayuda a amigos que nos supervisen y nos ayuden a mejorar en la parte de lectura pública de la oposición. Pregúntales cuáles son tus fallos, procura mejorarlos. Ser capaces de leer de forma clara es fundamental, es necesario transmitir ideas de forma eficiente, comprensible y clara. El conocimiento no es lo único que ponen a prueba.

Utiliza flashcards

Este método es muy eficiente si te estas preparando una prueba tipo test. Consiste en hacer tarjetas donde en una cara apuntas las preguntas y en otra cara, las respuestas. De esta manera, puedes llevarlas a cualquier lugar y cuando tengas algo de tiempo libre puedes ponerte a repasar, lo puedes tomar como un juego, proporcionándole al estudio un toque divertido, además de que está demostrado que este método facilita la memorización.

flashcards

Lee bien la pregunta

Aunque parezca una tontería y algo lógico, lee atentamente tanto la pregunta, como las posibles respuestas. Normalmente los estudiantes, para terminar en tiempo la prueba, leen las preguntas muy por encima y de manera rápida ocasionando que no se entienda bien el enunciado, u obviando información de la pregunta que haga que se conteste mal. Lo mismo pasa con las respuestas: muchas veces se lee solo el inicio que puede coincidir con la respuesta correcta, pero que si seguimos leyendo puede haber un dato que sea incorrecto y ya tendríamos mal la pregunta. Por eso te pedimos, que leas el examen con calma y todo lo que incluye la pregunta.

Dale más de una vuelta al examen

Te recomendamos que en la primera vuelta que hagas del examen solo contestes las preguntas de las que estés medianamente seguro de que has seleccionado la respuesta correcta. Si cuando leas las preguntas sabes la respuesta, márcala y ve a por la siguiente. De esta manera podrás asegurarte rápidamente del tiempo que te queda para organizarte mejor y pensar bien las respuestas de las que no estés seguro.

preparar examen tipo test

Si no sabes la respuesta, déjala en blanco

Las preguntas de las que no conozcas la respuesta, te aconsejamos que las dejes en blanco, ya que en la mayoría de los exámenes restan las respuestas incorrectas, pudiendo llegar a suspender por esas faltas, así que no te la juegues.

Lleva cuidado con las respuestas que ponen “siempre, nunca, muchas veces o puntualmente”: las respuestas con carácter absoluto no suele ser la respuesta correcta, las soluciones no suelen ser tan restrictivas.

Errores al estudiar un examen tipo test

Después de darte algunos consejos sobre cómo hacer bien el examen, ahora comentaremos cuáles son los errores que debes evitar cometer a la hora de prepararte un examen tipo test.

  • Estudiar de memoria exhaustiva cada tema: Los exámenes tipo test son justo ese tipo de examen que no necesita que memorices cada palabra, con quedarte con los datos más relevantes de cada tema bastará: las explicaciones son para que lo entiendas, no para que te las aprendas. No puedes estudiar de la misma manera que si tuvieras que desarrollar una pregunta
  • No practicar lo suficiente: Lo importante en un examen de este tipo es tener práctica con los tipo test, de esta manera estaremos acostumbrados a responder las preguntas de manera rápida para así poder realizar el máximo número de preguntas posibles en el tiempo determinado.